jueves, 17 de mayo de 2012


                    El cromo

El cromo es un micromineral indispensable. Aunque es un micromineral, el organismo sólo lo requiere en pequeñas cantidades. Es importante para la salud y debe incorporarse a través de la alimentación.
Funciones: participa en el metabolismo de los lípidos (grasas) y las proteínas. Mejora la función de la insulina para el uso apropiado de la glucosa, azúcar en la sangre. Diversas investigaciones indican que tendría efectos en la reducción del colesterol al mismo tiempo que elevaría ligeramente el HDL (colesterol bueno).
Fuente: se encuentra en todos los alimentos de origen animal, a excepción del pescado. Además, está presente en el queso, el hígado de vaca, el pollo y los mariscos. Dentro del grupo de alimentos de origen vegetal, se encuentra en los cereales, la levadura de cerveza, las papas y el salvado entero.
Absorción: el cromo se absorbe en el intestino. Su carencia puede provocar: adelgazamiento, fatiga, cicatrización lenta, ansiedad, problemas de crecimiento, confusión mental.
La falta de este mineral es más común en las personas mayores, ya que los niveles de cromo tienden a disminuir con los años, y en los adolescentes, principalmente por una alimentación pobre en alimentos frescos y ricos en grasas.
Es recomendable cubrir la porción diaria con una porción mediana de hígado de vaca, más dos cucharadas soperas de salvado, y media patata grande; o una porción de arroz integral cocido (200 grs) más una porción grande de carne de vaca (250 grs), aunque es más recomendable suplementar la ingesta de cromo con suplementos en forma de tabletas en las que vienen incluidos otros minerales esenciales. Así nos aseguramos de la cantidad correcta que necesita nuestro organismo.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario