sábado, 4 de agosto de 2012

La leche de almendras


Leche de almendras, una buena alternativa vegetal



Si estás buscando alternativas a la leche de vaca, la de almendras puede ser una buena y nutritiva opción, tanto para niños como para adultos (e incluso ancianos).

Si las proteínas de origen animal puede ser dañinas por contener un exceso de purinas que puede llevar a ocasionar toxinas innecesarias en el organismo, las de origen vegetal son una opción en general más saludable.

De más fácil digestión, la leche de almendras se presenta además como una alternativa acorde para las personas que sufren de alergias alimentarias. Rica en potasio, buena fuente de calcio y fósforo, aporta buena cantidad de fibras (tanto solubles como insolubles) y de aceite linoleico (beneficioso contra el colesterol malo). Dentro de las vitaminas, destaca su proporción de A, E, B1 y B2.

La preparación casera de la leche de almendras es sencilla: sólo deben pelarse y licuar con agua. Aunque dependerá del gusto de cada uno, por lo general, con unas 15 almendras por vaso será suficiente.
Para pelarlas, se pueden sumergir en agua hirviendo durante un par de minutos. Luego, se deberán licuar las almendras peladas con el vaso de agua. Podrás consumirla al natural, azucarada o con edulcorante, según tus preferencias personales.

Finalmente, destaquemos algunos de las propiedades de la leche de almendras: a nivel cardiovascular, es de ayuda para las personas que sufren de colesterol o triglicéridos elevados; y es adecuada para los sujetos que hayan sufrido cuadros de diarreas o vómitos gracias a su alto contenido de potasio y bajo en sodio.

Otras ventajas incluyen que es de alivio para los casos de gastritis, y que gracias a su buena relación calcio / fósforo es ideal para todas las etapas de la vida; además, protege las paredes intestinales gracias a su alto porcentaje de fibra y ayuda a mejorar el tránsito intestinal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario