martes, 27 de noviembre de 2012

Como trabaja el ganoderma en el organismo.



Datos de Organo Gold

Datos importantes de Organo Gold . 




  • Es la unica empresa en la industria de mercadeo en redes que tiene menos de 5 años y ya ha abierto mercados importantes de café y redes como son Mexico, USA, Rusia, Ucrania, Francia, Perú, y varios países de Europa. Así como Malasia , Japon y otros más. En más del 80% de los mercados 
    abiertos (muchos de ellos con menos de un año), ya tienen gente generando ingresos de más de $20,000 dolares mensuales. Ha pasado de septiembre del 2009 a noviembre del 2012 a vender más de $300,000,000 de dolares anuales (casi 1 millón diario). Ya tiene 4 de los 12 ingresos más grandes del mundo en esta industria . Es la primer empresa en colocar esa cantidad de gente en esta lista, vendiendo menos de 1 billón de dolares y en tan solo 4.5 años. Un gran negocio, una gran oportundiad... la puedes desarollar desde tu hogar, tu ordenador/computadora en cualquier mercado. Quieres saber más, contáctame.

  • miguelbienestar@hotmail.com

  • Facebook: Miguel bienestar











Es simple.

lunes, 12 de noviembre de 2012

Terapia de Gerson


Terapia Gerson: Súper alimentación y desintoxicación para tratar el cáncer, artritis y alergias



Aunque suena inverosímil, la historia del médico Max Gerson es tan desconocida como cierta. Su método con más de 80 años de existencia ha sanado a personas diagnosticadas con enfermedades incurables que han vivido para contarlo. Todo se trata de mantener una dieta sana y ser disciplinado.

Max Gerson fue un médico judío alemán nacido en 1881 que sufría de migrañas tan fuertes que lo dejaban inhabilitado por días en la cama. Aburrido de no encontrar una solución, se propuso encontrar una como fuera. Consciente de que el 80% del sistema inmunológico se encuentra en el intestino, decidió como primera medida limpiarlo. Para eso eliminó todos los alimentos procesados y cargados de sal y grasa, así como también todo tipo de carne. En cambio, los reemplazo por frutas y verduras. Tal como esperaba, al poco tiempo los dolores de cabeza desaparecieron.
Lo que siguió fue utilizar su dieta contra migrañas con sus pacientes y se sorprendió cuando uno de ellos se curó completamente de una tuberculosis cutánea. Entonces decidió someter a su terapia a 460 personas aquejadas de la misma enfermedad: 456 de ellas se sanaron completamente. De ahí a que comenzara a tratar a pacientes con cáncer no pasó mucho tiempo. El primero fue una mujer con cáncer estomacal y vesicular que en algunos meses logró curarse.

La terapia desarrollada por Max Gerson recupera la capacidad del cuerpo para autosanarse.
La terapia Gerson en términos simples lo que hace es recuperar la capacidad del cuerpo para autosanarse. En la actualidad, una dieta típica es rica en alimentos procesados que contienen grandes cantidades de sal y azúcar. Existe, además, un abuso de fertilizantes químicos y abundancia de frutas y verduras transgénicas que contienen el mínimo de los nutrientes necesarios para una buena salud. El tratamiento del doctor Gerson es todo lo contrario. Consiste en una desintoxicación intensiva del cuerpo por medio de una alimentación orgánica que elimina los desechos, regenera el hígado, reactiva el sistema inmunitario y reestablece tanto las defensas esenciales como los sistemas enzimáticos.
La dieta se divide en tres etapas:
- Consumir 13 vasos de zumos frescos de zanahoria/manzana y verduras verdes de hoja, preparados cada hora con frutas y vegetales orgánicos y bebidos en un plazo máximo de 15 minutos después de su preparación.
- Consumir tres comidas vegetarianas completas: con frutas orgánicas, vegetales, y cereales integrales. Una comida típica incluye ensalada, vegetales cocidos, patatas al horno, sopa de verduras y zumo.
- Consumir frutas frescas y postres de alimentos frescos disponibles a toda hora como bocadillos.
El régimen si bien no es complicado, debe ser estricto, pues no puede dejarse fuera ningún detalle. Todos los alimentos, por ejemplo, deben ser preparados sin sal ni especies y, en el caso de los zumos, se recomienda usar una licuadora de dos etapas con un molinillo separado y una prensa hidráulica. Esto ya que las licuadoras de un sólo paso no producen la misma calidad de contenido enzimático, mineral y de micronutrientes.
Paralelo a esta súper alimentación, la dieta debe acompañarse de medicamentos de origen orgánico administrados en cantidades terapéuticas según el tipo de paciente. Estos pueden ser compuestos de potasio, soluciones de Lugol, vitamina B-12, hormonas tiroideas y enzimas pancreáticas. El doctor Gerson desarrolló, además, una técnica de lavados intestinales conocida también como enemas de café. De acuerdo a sus investigaciones, este grano estimula el hígado, abre los canales biliares y desecha las toxinas acumuladas junto con estimular la producción del sistema enzimático. Haciendo esto la desintoxicación del cuerpo puede considerarse total.
Es importante saber que pese a los buenos resultados de la terapia, ningún tratamiento resulta para todo el mundo, por lo que no existe garantía de que funcione todas las veces. Lo que está claro es que de hacerse debe hacerse bien: siguiendo todos los pasos metódicamente. Por eso aún cuando es posible encontrar mucha información del régimen en Internet, se recomienda empezar el tratamiento en un centro con licencia del Instituto Gerson.

Eso es lo que hizo Alan Furmanski, quien fue diagnosticado con cáncer de piel el año 2006. Luego de ser operado para tratar la enfermedad, volvieron a aparecer los tumores y ningún especialista le supo dar una respuesta que lo dejara conforme. Investigando, descubrió la terapia Gerson y de inmediato se dirigió a la clínica que dirige hoy, Charlote, la hija del médico creador del tratamiento.
Durante dos años Alan siguió la terapia hasta que finalmente logró sanarse de la enfermedad. Hoy da charlas a quienes estén interesados en aprender más sobre este método y es autor de libros como “101 alimentos que curan” y “Zumos que sanan”.

Enema de café


 El Enema de Café: Flor Imperial del Naturismo





Un enema es la aplicación de un líquido al intestino a través del recto, con fines de limpieza y de curación. La palabra enema proviene del griego "en-hienai" que significa enviar o inyectar en. El enema es uno de los procedimientos médicos más antiguos que aún está en uso.

Desde los egipcios a los griegos, hasta los integrantes de las tribus nativas del África han practicado los enemas o lavados de colon como una forma rutinaria de curación.

Los griegos escribieron de la limpieza fabulosa de los egipcios, que incluía la limpieza interna de sus sistemas a través de eméticos y enemas que se practicaban durante tres días consecutivos cada mes, o en intervalos de tres o cuatro días. La explicación que daban para esta práctica, es que "creían que las enfermedades se generaban por lo vano de los alimentos". Teoría que nos suena de mucha actualidad.

Durante siglos y en todas las culturas, se han utilizado los enemas para limpiar los intestinos, para lograr mejoría en la salud y como remedio casero de rutina. En la actualidad, los médicos prescriben enemas de agua antes de la cirugía y del parto y se utilizan los enemas de bario que son potencialmente peligrosos, antes de algunos estudios de rayos x del colon.

Enema de Café

Pero ¿por qué el café? Este grano tiene una historia interesante. Fue importado a España alrededor del año 1500, por los religiosos místicos sufíes, que lo utilizaron para combatir la somnolencia mientras rezaban. Ha sido especialmente apreciado por sus cualidades medicinales, tanto en el Cercano Oriente y Europa. En épocas modernas, el uso del enema de café aparece desde 1917 y se anotó en el Manual Merck hasta 1972. En la década de 1920 los científicos alemanes descubrieron que una solución de cafeína podía abrir los conductos biliares y estimular la producción de bilis en el hígado de los animales de experimentación.

El Dr. Max Gerson ha utilizado este procedimiento como parte de un régimen de desintoxicación general, primero para la tuberculosis, luego para el cáncer. La cafeína, postuló, viaja por la vena hemorroidal hasta la vena porta y de allí hasta el mismo hígado. Gerson señala algunos efectos notables de este procedimiento. Por ejemplo, los pacientes pueden prescindir de todos los analgésicos después de los enemas. Y se ha señalado el efecto calmante de los enemas de café. Además, los enemas de café pueden aliviar el estreñimiento.

Gerson advierte que "Los pacientes tienen que saber que los enemas de café no se dan para la función de los intestinos, sino para la estimulación del hígado".

En la actualidad, el Dr. Peter Lechner, que ha investigado el método de Gerson en el Landeskrankenhaus de Graz, Austria, ha informado de que "los enemas de café tienen un efecto definitivo en el colon que puede ser
observado con un endoscopio".

Como en el hígado y el intestino delgado se neutralizan las toxinas más comunes: poliamidas, amoníaco, nitrógeno tóxico y electrófilos, estos sistemas de desintoxicación se ven reforzados por el enema de café. También se ha comprobado que los "enemas de cafeína causan la dilatación de los conductos biliares", lo que facilita la excreción de productos de descomposición tóxicos como en el cáncer de hígado y dializa los productos tóxicos a través de la pared colónica.

Además, la teofilina y la teobromina (dos otros productos químicos en el café) dilatan los vasos sanguíneos y alivian la inflamación del intestino, y el líquido del enema estimula el sistema nervioso visceral para promover el peristaltismo y facilita el tránsito de la bilis tóxica diluida, desde el duodeno y el recto.

El enema se realiza generalmente durante 15 minutos, y si toda la sangre del cuerpo pasa por el hígado cada tres minutos, "el enema de café representa una forma de diálisis de la sangre a través de la pared intestinal" (Healing Newsletter, N º 13, mayo-junio, 1986).

En general, los enemas de café son una herramienta importante para desintoxicar el cuerpo. Esto no quiere decir que sean la panacea, sin embargo, los enemas de café por sus valiosos efectos son asunto serio y su potencial debería ser explorado por medio de una buena investigación, y no menospreciar su valor en la medicina alternativa o desprestigiados como otro capricho excéntrico del naturismo.

Enema de café Forma de realizarlo:

Poner 2 cucharadas soperas de café molido de tueste natural en un litro a litro y medio de agua. Se cuece, se cuela, se deja templar y después se procede a su introducción por vía rectal.

Se llena el depósito del irrigador con la infusión. Se cuelga el irrigador a una altura superior a la del tronco. Hacer salir un poco de líquido por la cánula con el fin de eliminar el aire. Cerrar el grifo y aplicar en la cánula un poco de aceite o vaselina para facilitar su penetración. Tumbarse en el suelo o en la cama sobre el lado izquierdo e introducir la cánula con cuidado. Una vez introducida la cánula, abrir el grifo y dejar penetrar en el recto hasta que se vacíe el depósito.

Una vez que el líquido está en el interior del intestino se debe esperar unos siete minutos, antes de evacuar.


 

Comer sano sin arruinarse



Coma sano sin arruinarse


Llenar la cesta de la compra es cada vez más caro. En los diez años que venimos pagando en euros, los precios de la alimentación se han disparado de media un 48 %, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).
Así, comprar el pan resulta mucho más caro que cuando lo hacíamos en pesetas (hoy la barra es un 85% más cara que hace una década) y la lista continúa: los huevos han subido un 114 %, la leche un 48%, el aceite de oliva un 33%, la carne de vacuno un 36%, la de cerdo un 26% y las patatas un 116%, por poner algunos ejemplos.
Y más que lo notaremos en el bolsillo con la reciente subida del IVA. Aunque se libran de ella los alimentos gravados con el tipo superreducido (pan blanco, harina, huevos, leche, frutas, verduras…), también afecta a algunos alimentos básicos (carne, pescado, aceites, azúcar, pasta, galletas, yogures, pan integral…).
Sin embargo, la gran subida de precios de los productos de alimentación no es una excusa para alimentarse mal. Primero, porque si vamos hacia una catástrofe financiera, una buena salud será el bien del que usted tendrá mayor necesidad. Segundo, porque sea cual sea la evolución de los precios, es falso creer que la mala comida es más económica que una alimentación sana. El problema es que comer bien, como escribir bien, cantar bien o hablar bien, es algo que se aprende. Y en esto, como en otros campos, se ha producido una ruptura en los últimos treinta años.
Veamos cómo se puede comer bien con menos dinero.

Dedicarle tiempo

Pensando sus menús por anticipado, usted conseguirá comprar únicamente lo necesario.
La experiencia demuestra que resulta más caro comprar un poco de todo para improvisar una comida, que prever las comidas y después comprar lo necesario para cocinar. Pensando de antemano menús equilibrados comerá justo lo que necesita. Tenga en cuenta al diseñar sus menús que una comida bien estudiada está compuesta de platos variados.

Comer mejor pero un poco menos

Diversos estudios realizados con animales demuestran que comer menos aumenta la esperanza de vida y disminuye la incidencia de las enfermedades, siempre y cuando tenga su dosis adecuada de vitaminas y nutrientes esenciales.
El doctor Richard Weindruch, del Centro Nacional de Investigación sobre los primates de Wisconsin, publicó en 2009 los resultados de un interesante estudio sobre este tema (1). En 1989 cogió dos grupos de quince macacos: al primero le dio una ración de comida un 30% menos que la considerada normal. Al segundo les dio de comer tanto como quisieron. En 1996, incorporó 46 nuevos macacos entre los dos grupos. En los siguientes el doctor Weindruch contabilizó los fallecimientos. Sólo un 13% de los macacos que recibieron poca comida (restricción calórica) murieron por enfermedades relacionadas con el envejecimiento, frente al 37% de sus congéneres que se alimentaron a su voluntad. Es probable que el efecto sea el mismo en los humanos. Comer un poco menos de lo normal le hará ganar años de vida y de buena salud, además de hacerle ahorrar.

Reutilizar las sobras

Es lamentable la cantidad de alimentos que se tiran a la basura, sin otra razón que la despreocupación, la pereza y la desorganización. Se estima que cerca del 50% de la producción alimentaria mundial se deshecha, según un informe de la FAO, el organismo de la ONU dedicado a la agricultura y la alimentación.
¿Quiere esto decir que los restos de su pierna de cordero del domingo al mediodía pueden servirle de cena el viernes siguiente? Seguramente lo que le diré a continuación le chocará: el hecho de que un alimento se ponga duro, cambie de color, se ponga pegajoso o incluso huela mal, no tiene apenas repercusión en cuanto a peligros para su salud.
Quizás el sabor no le guste, pero eso no quiere decir que enfermará por tomarlo. Y esto se explica porque hay una gran diferencia entre las bacterias que degradan los alimentos y aquellas que son patógenas, es decir, que pueden generar enfermedades.
Las bacterias que estropean los alimentos forman una película pegajosa sobre la carne, ablandan las verduras y dan un olor muy malo a la carne. Pero las bacterias patógenas son inodoras, incoloras e invisibles. En la medida en que no puede fiarse ni de su vista ni de su olfato, utilice la regla de los 4: no más de cuatro días a cuatro grados. A esta temperatura usted puede conservar durante tres días enteros pollo crudo o carne picada. Los restos de alimentos cocinados pueden conservarse cuatro días.

 Redescubrir la sopa

No estoy hablando de comprar brics de sopa en el supermercado ni tampoco de las sopas “bio”. En esos casos no ahorrará y tampoco sabrá a ciencia cierta los ingredientes que contienen. Cada vez que no sepa qué hacer para comer acuérdese de que prácticamente todos los alimentos pueden servir de base para hacer una sopa. Basta con poner a hervir en una cacerola con mucha agua una cebolla, una cabeza de ajo, una zanahoria, unas hierbas, sal y pimienta.
Si solo tiene una verdura (algunas zanahorias arrugadas y una coliflor), es suficiente para un buen potaje y será bueno para su salud. No abra una bolsa de patatas fritas. No pida una pizza. Si tiene un mendrugo de pan, córtelo en pequeños trozos y póngalo en aceite de oliva con ajo y sal en una sartén para añadir unos picatostes a la sopa. Y si quedó demasiado aguada, con un puñado de arroz espesará.

 Coma coles

Hasta el descubrimiento de América, nuestros antepasados no tenían ni judías, ni maíz ni tomates. Y la patata sólo llegó a Europa a finales del siglo XVIII. La col, en sus distintas variantes, era el principal ingrediente de su alimentación.
Hoy parece que las coles están pasadas de moda; pocos jóvenes las consumen, y es una pena. Existe una gran variedad de coles y una cantidad prodigiosa de recetas para prepararlas: desde el repollo o la lombarda rehogados, pasando por las coles de Bruselas cocinadas en cualquiera de sus recetas, los guisos que incluyen coles con algún pescado y pimentón, potajes, la col cocida sofrita con jamón…. las posibilidades que ofrecen los alimentos de la familia de las coles en la cocina son casi infinitas. No se olvide de las coles de Bruselas, la col china, el brócoli y todos los tipos de col blanca, verde, roja, rizada, etc.
Las coles son baratas durante todo el año. Tienen cualidades desintoxicantes (se adhieren a los metales pesados para evacuarlos del cuerpo). Poseen muchísimos nutrientes: vitamina A, C y E, antioxidantes que frenan el envejecimiento celular, fibras, potasio y azufre. Recientes estudios han demostrado que las coles tienen propiedades anticancerígenas gracias al azufre y a sus antioxidantes. El brócoli frena el cáncer de próstata.

 Coma legumbres

Al igual que la col, no pierda de vista las lentejas, las judías, las habas y los garbanzos. Las legumbres no son caras y constituyen la base de deliciosos potajes y purés, que se pueden comer calientes o fríos, y también en ensalada. Existe tanta variedad que se pueden comer una vez al día durante toda la semana sin cansarse y pueden ser el plato principal, sin necesidad de un segundo.

 Limite el consumo de carne

Tome carne roja (si es que la come) y grandes piezas de carne sólo en contadas ocasiones.
Pero a diario, las verduras serán una excelente base de sus comidas, alimentándose así de forma vegetariana sin habérselo planteado. Si la carne es indispensable para usted, puede añadir algunos trozos de carne a sus guisos. Las salchichas también son una buena opción como segundo plato. Para variar el sabor, piense en las especias y en las hierbas aromáticas, empezando por las más simples y corrientes: ajo, perejil, nuez moscada, laurel, comino…

 Escoja los pescados

El pescado es muy sano y sería una pena privarse de él. Sin embargo, nada le obliga a tener que comprar rape, merluza o lenguado, que se han vuelto prohibitivos. Los pescados grasos de mares fríos (como el salmón, la caballa o los arenques) son mucho más económicos y, desde un punto de vista nutricional, son los mejores gracias a su cantidad de Omega 3 y su baja exposición al mercurio.

 Los huevos

Y por fin llegamos al alimento perfecto para los que tienen poco presupuesto: el huevo.
En los años 90 fue víctima de un horrible error científico en los años 90, cuando los investigadores acusaron injustamente a la yema (¡lo mejor!) de hacer aumentar el colesterol. Su reputación ha sido “limpiada” en los últimos años gracias sobre todo a una investigación de la Universidad de Yale (2).
Hoy sabemos que dos huevos al día no tienen ningún efecto negativo sobre el colesterol para personas que estén sanas. Por supuesto, si usted sigue un régimen prescrito por un médico, no cambie ninguno de sus hábitos sin habérselo consultado previamente.
Pero, si no es el caso, no tiene ninguna razón para privarse de esta deliciosa fuente de proteínas de gran calidad, nutritiva, de fácil digestión y muy económica. Incluso los de mejor calidad, biológicos y enriquecidos con Omega 3, sólo le costarán unos 25 céntimos la unidad.

Remedios para tener los dientes blancos


Remedios naturales para tener blancos los dientes



Incluso los tratamientos más agresivos para blanquear los dientes pierden su efecto al cabo de seis meses. Son caros y pueden dañar el esmalte. A continuación tiene todo lo que usted debe saber sobre el color de sus dientes.
El color natural del esmalte varía del amarillo al gris claro. El esmalte es una sustancia muy dura que rodea y protege la dentina de los dientes en la parte de éstos que aparece por fuera de las encías.
La dentina es la parte del diente que esta insertada dentro de la encía, y que puede considerarse como “el hueso” del diente. Como el esmalte es algo translúcido, deja que se transparente la dentina. Por ello el color de la dentina también va a determinar el color de sus dientes.
El esmalte de los dientes puede mancharse como la ropa
El esmalte dental es ligeramente poroso, lo que supone que las partículas finas de los alimentos que usted toma pueden penetrar en él y quedarse “enganchadas”. Esto explica el “bonito” color púrpura que adquieren los dientes al comer arándanos, y también al beber vino tinto, rico en taninos.
La realidad es que todos los alimentos que manchan su mantel manchan también sus dientes:
Las bebidas coloreadas como café, té, cola, vino tinto y zumos de frutas oscuras (uva, arándano, etc.);
Los alimentos de colores fuertes, como moras, arándanos, cerezas, granada, helados de frutos rojos, salsa de tomate o de curry, remolacha, regaliz… Todos estos alimentos contienen pigmentos que se adhieren al esmalte y dejan marcas, que son más duraderas cuanto más poroso sea el esmalte.
Qué hace que el esmalte se vuelva poroso
Todos los alimentos ácidos aumentan la porosidad del esmalte y, desgraciadamente, estos alimentos son muy numerosos: carnes, huevos, productos lácteos, aceites vegetales, cítricos, azúcar refinada, refrescos gaseosos, bebidas energéticas, la cerveza, los edulcorantes artificiales…
Para evitar dañar su esmalte, evite cepillarse los dientes en la media hora siguiente a haber consumido alimentos ácidos. Esto dará tiempo a su esmalte para endurecerse de nuevo.
Los caramelos, los refrescos con azúcar e incluso los zumos de frutas contienen sacarosa, que recubre el esmalte. Las bacterias que están en la boca de forma natural, especialmente la horrible Streptococcus mutans, transforma la sacarosa en ácido láctico, que desmineraliza los cristales del esmalte, favoreciendo la invasión de bacterias dentro del diente y su consiguiente destrucción.
No es la cantidad de azúcar que se consume, sino la frecuencia con que se hace, lo que hace más daño a sus dientes. Cada vez que usted toma azúcar, el esmalte se desmineraliza y permanece vulnerable durante unos 30 minutos. Así, comer pequeñas cantidades de azúcar de forma continua es peor para los dientes que una gran cantidad de una sola vez.
Preste especial atención en los días posteriores a un tratamiento de blanqueamiento dental. Estos tratamientos, realizados a base de agua oxigenada, aumentan la porosidad del esmalte durante 48 horas. Su dentista o el instituto de belleza que realice la operación le hablarán de “solución de peróxido de hidrógeno”, que queda más serio, pero se trata de lo mismo.
Los alimentos que mantienen blancos los dientes
Sin embargo, no todos los alimentos dejan los dientes amarillos. De hecho, muchos de ellos contribuyen a mantener su color de perla:
Las manzanas, las peras, el apio, las zanahorias, la coliflor y los pepinos. Estas frutas y verduras tienen suficiente fibra para lograr un efecto de cepillado de dientes natural.
La lechuga, las espinacas y el brócoli. Estas verduras contienen un compuesto que produce una fina película que se deposita sobre sus dientes y ayuda a protegerlos contra las manchas. Una razón más para comenzar las comidas con una ensalada verde.
Los quesos contienen grasas y proteínas que neutralizan los ácidos de los alimentos. El queso estimula la producción de saliva, y además contiene calcio y fósforo, que contribuyen a la protección de los dientes a través de la remineralización del esmalte (formado en un 95% por minerales).
Blanquear sus dientes en casa
He aquí dos trucos que usaban nuestras abuelas para blanquear los dientes en su casa sin ningún riesgo:
Frotarse los dientes con el interior de una cáscara de naranja, es decir, con la parte blanca que se encuentra entre la corteza y los gajos de la fruta. En lenguaje científico, la parte blanca de la naranja se llama el mesocarpio y contiene sustancias químicas que blanquean los dientes. Frote durante 45 segundos los dientes con esta parte y cepílleselos media hora después.
Pasta de fresas y de levadura para el horno (bicarbonato de soda): las fresas contienen un compuesto que actúa como un agente blanqueador natural. Aplaste una fresa madura y mézclela con bicarbonato de soda hasta obtener una pasta. Las fresas son ácidas, pero la soda neutraliza la acidez. Aplique esta pasta sobre los dientes, deje actuar 20 minutos y enjuague. Espere media hora y luego cepíllese los dientes para eliminar el azúcar natural de la fresa.