martes, 18 de diciembre de 2012

Navidad, ojo con la diabetes.


 A pocos días de celebrarse la navidad y de la llegada del año nuevo, el Instituto Nacional de Nutrición (INN) recomienda a los diabéticos tener precaución con la ingesta de los tradicionales platos decembrinos, dado que estos son ricos en grasas, azúcares y harinas.

Sin embargo, siguiendo algunas sencillas recomendaciones, los pacientes de diabetes pueden tener acceso a determinados alimentos y disfrutar así de las fiestas tradicionales de ésta época.

Roland Garroz, nutricionista de Dirección de Educación del organismo, recomienda comer a horas regulares, evitando así los ayunos prolongados.

Otra buena decisión es sustituir la sacarosa o azúcar común (blanco, rubio, moreno, miel, papelón o melaza) así como los alimentos que lo contengan, por edulcorantes no calóricos.

Es aconsejable aumentar la ingesta de fibra dietética a través del consumo de leguminosas (granos), avena, arroz (blanco o integral), frutas como manzana, peras, vegetales, legumbres y hortalizas.

Evitar las preparaciones fritas. “Es preciso que el paciente diabético limite o sustituya las grasas saturadas y el colesterol o alimentos que los contengan (mantequilla, margarina, mayonesa, manteca, grasas de cerdo, leche completa, carne de res grasa, yema del huevo, quesos amarillos y madurados), por otros que contengan grasas saludables (aceite de soya, canola, oliva, nueces, maní, pistachos, aguacate, leche o yogurt descremado, pollo sin piel, pescados, quesos blancos como el requesón, ricota, telita, cuajada, paisa light, claras de huevo). Muchos de ellos son ricos en ácidos grasos omega 3 y monoinsaturados, protectores del corazón

Asimismo, la ingesta de agua potable es importante, pues ayuda a mezclar los alimentos dentro del estomago, controla el apetito fomentando la saciedad y aminora el riesgo de efectos y síntomas molestos como las flatulencias y gases.

Limitar el uso de la sal doméstica en la preparación de las comidas.

Existen dulces y postres como el turrón, chocolates y caramelos Light o sin azúcar que pueden ser considerados como sustitutos de los regulares, sin embargo, estos deben ser consumidos con moderación bajo la indicación de un nutricionista.

Además, es aconsejable aprender a leer los etiquetados nutricionales. Por lo general evite o limite las preparaciones “Light” en cuyos ingredientes incluyan la fructosa, maltitol, lactitol o sorbitol como sustitutos del azúcar.

Aunque la fructosa es el “azúcar de las frutas”, consumirlo en grandes cantidades como sustituto del azúcar de mesa, puede ser perjudicial para las personas diabéticas.

Por otro lado el maltitol, lactitol y sorbitol son edulcorantes derivados de alcoholes que cuando se ingieren en cantidades considerables pueden provocar efectos gastrointestinales adversos como diarreas y disminución de la flora bacteriana protectora del colon.

Es necesario destacar que no todos los alimentos “Light” son adecuados para los diabéticos. Como regla básica se deben evitar aquellos alimentos que en los ingredientes incluyan aceite de coco o cacao, o “aceites hidrogenados” de cualquier fuente.

Las bebidas alcohólicas están contraindicadas en los diabéticos, sin embargo se recomienda una copa de vino tinto o sidra, ya que estos en cantidades moderadas pueden tener beneficios sobre la tensión arterial y el colesterol.

Por otra parte, no es necesario decirles “NO” a las cenas navideñas, aunque puede ser recomendable sustituir la carne de las hallacas por pollo o lomo de cerdo.

Las ensaladas pueden prepararse con yogurt Light, e incluir algunos trozos de frutas como manzanas, piñas, melocotones y frutos secos como nueces o pistachos, evitando el uso excesivo de pasas altas en azúcar. Otras opciones de comidas son el pavo al horno, hallacas vegetarianas,  o lomo de cerdo horneado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario